«Turtles All The Way Down»: La ciencia y el mito de las vacunas – Reseña de un libro de John Stone

Por John Stone

Muy bienvenido este importante y paradójico libro. Aunque ha sido editado para un público de habla inglesa por Mary Holland y Zoey O’Toole, fue escrito por autores anónimos (israelíes) que proporcionan una anatomía de la ciencia de las vacunas, al menos tal como existía en 2019 antes del Covid. Se puede considerar crítico para la comprensión del proyecto que los autores eligieron permanecer en el anonimato: aunque por supuesto esto significaba que no podían ser atacados personal y profesionalmente, también ha significado que cualquiera que ataque el libro tiene que atacar la sustancia intelectual del libro y no a los autores.

La idea central del libro se refiere a la falta de fundamento de la ciencia de las vacunas .Se hace una comparación con la concepción precientífica de la posición de la Tierra en el universo: en lugar de un cuerpo en el espacio, se sostenía sobre las espaldas de los elefantes, que a su vez se apoyaban en las espaldas de las tortugas, aparentemente apoyadas en las espaldas de tortugas más grandes, pero entonces, ¿sobre qué se apoyaban esas tortugas?

Aunque el libro es un inventario de metodologías científicas fallidas de diversa índole, la referencia específica es la falta de estudios que demuestran la eficacia y seguridad de cualquier producto en el calendario vacunal frente a un placebo genuino. Esto es una sustancia neutra, en contraposición a otros productos y brebajes (placebos sustitutivos), un asunto que en su día quedó brillantemente expuesto por los correos intercambiados entre la organización ICAN con el gobierno estadounidense. Ante la pregunta de los 64 billones de dólares de si alguno de los productos del calendario vacunal infantil había sido sometido a este tipo de pruebas, el gobierno estadounidense no proporcionó ni un solo caso. No sólo ninguno de los productos fue probado contra un placebo genuino, sino que tampoco lo fue contra ninguno de los placebos sustitutivos. ¿En qué se basaba todo esto?

Cabe mencionar que, en una secuela un tanto cómica del episodio de la ICAN, tres de los principales defensores de la ciencia de las vacunas, Stanley Plotkin, Paul Offit y Heidi Larson, fueron cuestionados en las version electrónica del British Medical Journal por Christopher Exley, David Healey y yo mismo. No sólo faltaban estos estudios para algunos productos, sino para todos. El problema ha sido que mientras que por motivos burocráticos e ideológicos las vacunas se han colocado en su mayor parte más allá de la crítica como un bien público sin efectos adversos, esto ha ayudado a niveles de negligencia aún mayores de los que quizás existen en otras ramas de la ciencia médica, como se destaca en las famosas críticas de John Ioannidis y Marcia Angell. La ciencia está casi obligada a salir mal, incluso suponiendo que no está destinada a ello, mientras que la mayoría de los profesionales simplemente se mantienen impunes.

El problema es que durante la mayor parte de su historia, que se remonta a más de dos siglos atrás, hasta Edward Jenner, que tampoco habría reconocido un ensayo de placebo a doble ciego, se ha basado más en manipulaciones psicológicas que en datos sólidos. Simplemente, cualquiera que dudara era, en la jerga moderna, «cancelado», y esto en sí mismo tenía un potencial ilimitado para sesgar la base de pruebas. Si no se permite ni siquiera mencionar los daños causados por las vacunas, ¿cómo se van a registrar los casos? No es de extrañar que los autores hayan decidido no revelar sus identidades.


Extracto del prólogo del libro, por Mary Holland J.D. (coeditora)

«Tras el fiasco del COVID, ha llegado el momento de echar un vistazo más profundo al complicado mundo de las vacunas: ¿Son las vacunas infantiles tan diferentes de las vacunas COVID? ¿Son más seguras? ¿Se han probado mejor? ¿Están sus reacciones adversas mejor documentadas e investigadas? ¿Se permite a los profesionales médicos (o a cualquier otra persona) cuestionarlas más de lo que se les permitió cuestionar las vacunas COVID? Y la pregunta más importante de todas: ¿Podemos confiar nuestros bebés a vacunas producidas, probadas y comercializadas por las mismas agencias y corporaciones, médicos y funcionarios del gobierno, investigadores y magnates de la alta tecnología que nos han fallado tan miserablemente en los últimos dos años?

Ahora tiene en sus manos el libro que responde a todas esas preguntas, y las responde definitivamente. Este libro disecciona el calendario infantil recomendado por los CDC con respecto a las cuestiones que he destacado anteriormente: los ensayos clínicos, la notificación de eventos adversos, el reconocimiento y el tratamiento de las lesiones causadas por las vacunas, las recomendaciones de vacunación que no están respaldadas por la ciencia, la ciencia censurada y tergiversada para apoyar la agenda de las vacunas, la propaganda de las vacunas en los medios de comunicación, y mucho más. Continua con una crítica exhaustiva de tres mitos fundamentales sobre la vacunación. Ahí lo tiene: todo lo que siempre ha necesitado saber sobre las vacunas, pero que tenía miedo de preguntar.

Tortugas hasta el fondo: Ciencia y mito de las vacunas se publicó por primera vez en Israel a principios de 2019. Más tarde, ese mismo año, sentó un precedente mundial para un libro crítico con las vacunas cuando una revista médica de referencia publicó una reseña positiva del mismo. El artículo en la edición de septiembre de 2019 de Harefuah («Medicina»), la principal revista médica de Israel, fue escrito por un par de criminólogos académicos de alto nivel, Nati Ronel y Eti Elisha. Para consternación del estamento médico israelí, Ronel y Elisha «consideraron que el libro estaba bien escrito, era serio, científico e importante», y ofrecía «una visión completa del tema.» Aunque algunos médicos especialistas en vacunas los criticaron duramente por considerarlos «sólo» criminólogos que no debían opinar de cuestiones médicas, su valoración del libro sigue vigente hoy en día, sin que se haya visto afectada.En los tres años transcurridos desde su publicación en hebreo, ningún médico o profesional de la ciencia médica ha logrado refutar las afirmaciones del libro. Al no poder demostrar que el libro o la reseña de Harefuah contenían realmente algún error, los críticos -tanto médicos como personas del publico– optaron por atacar a los autores de la reseña. El feroz ataque personal contra Ronel y Elisha por el mero hecho de reseñar el libro sirvió para ilustrar uno de los principales puntos de su artículo, que la ortodoxia científica y médica recurre a agresivos ataques personales para encubrir una verdad incómoda: «Parece que la ciencia y la medicina se están volviendo hostiles a las críticas de una forma que se asocia históricamente con la violencia de la ortodoxia religiosa fundamental o incluso con comités de inquisición similares a los de la Edad Media. Están convencidos de que conocen la «verdad» y rechazan todo intento de cuestionar esta «verdad» como una herejía

Un libro imprescindible se pregunta: ¿Por qué, después de 7 décadas, no tenemos pruebas de que las vacunas aporten más beneficios que riesgos?

Please read our Re-publishing Guidelines.


Message from RFK
Share via
Copy link
Powered by Social Snap