Mary Holland: «Estamos ganando. Porque la moral, la ciencia, la ley y el Código de Nuremberg están de nuestro lado». (video+transcripción) Nuremberg, 20 de agosto de 2022

En los últimos dos años y medio, trágicamente, hemos sido testigos de un asalto global al Código de Nuremberg, según la presidenta de «Children’s Health Defense», Mary Holland. Podemos restaurar este fundamento de la ética médica… pero sólo si nos unimos.

El 20 de agosto, un convincente grupo de oradores internacionales viajó a Núremberg para conmemorar el 75º aniversario del Código de Núremberg. Ahora, en su año jubilar, este logro de la humanidad se enfrenta a las mayores dificultades desde que fue escrito. VEA la REPRODUCCIÓN del acontecimiento histórico aquí (desde el lunes 22 de agosto).

Entre los ponentes se encuentran la presidenta de la CHD, Mary Holland, la superviviente del Holocausto y la defensora pública de los derechos humanos, Vera Sharav, la directora ejecutiva de la CHD en África, Shabnam Palesa Mohamed, la Dra. Tess Lawrie, Martin Michealis, Steffi Bresnik, Rolf Kron y otros.

Transcripción del discurso de Mary Holland:

Gracias a todos los que han hecho posible este evento – es un gran honor estar aquí.

El Código de Nuremberg es un monumento internacional a la humanidad. Es un punto de referencia crítico, no muy diferente de los 10 mandamientos del Nuevo Testamento o de una guía similar en otras religiones.

En esencia, el código dice: “Haz esto, y te mantendrás en el camino correcto; desvíate de esto, y sucederán cosas malas”.

Los últimos dos años y medio han demostrado ciertamente la sabiduría de este documento.

Me siento especialmente honrada de estar aquí porque los autores del Código de Nuremberg fueron médicos y abogados de Estados Unidos que trataron de evitar futuros horrores. Y se basaron en la ética médica y jurídica establecida aquí en Alemania antes del régimen nazi.

Desearía profundamente que los representantes de los gobiernos estadounidense, británico, ruso y alemán estuvieran aquí para acompañarnos, así como los representantes de los principales medios de comunicación mundiales.

Es un comentario triste que estén ausentes.

Pero me alegro de que los representantes del pueblo de todo el mundo estén aquí, porque somos “nosotros, el pueblo”, quienes restableceremos nuestros derechos, nuestras leyes y nuestra moralidad y nos sacaremos de estos tiempos turbulentos.

Durante más de 75 años, el Código de Nuremberg ha sido un faro de luz: todas las normas médicas y jurídicas se basan en él desde 1947.

El Código de Nuremberg es la base de la ética médica moderna.

El código se ha incorporado a la legislación federal y estatal de Estados Unidos, y los tribunales estadounidenses han reconocido el Código de Nuremberg como una norma jurídica universal e internacional, al igual que las normas que prohíben la esclavitud y la piratería.

El Código de Nuremberg existe y es aplicable aunque un país, una institución o un individuo niegue su validez.

El consentimiento del individuo es absolutamente esencial en toda experimentación médica. No hay excepciones.

Trágicamente, en los últimos dos años y medio, hemos sido testigos de un asalto global al Código de Nuremberg.

Los gobiernos, los centros médicos, las universidades y los medios de comunicación han violado el primer principio y todos los demás principios de los 10 puntos del código.

Han obligado a la gente a ser conejillos de indias humanos.

Download for Free: Robert F. Kennedy’s New Book — ‘A Letter to Liberals’

Han obligado a las personas a poner en peligro su medio de vida, su identidad, su salud, sus amistades -e incluso sus relaciones familiares- para ponerse inyecciones inadecuadamente probadas y experimentales que alteran los genes, así como pruebas y dispositivos médicos experimentales.

Aquellos que han violado los principios del Código de Nuremberg de forma intencionada, consciente y maliciosa deben ser castigados.

Deben ser denunciados, procesados y castigados por crímenes contra la humanidad. Esta es una de nuestras principales tareas.

Debemos detener esto. Y debemos asegurarnos de que esto no vuelva a ocurrir.

El resultado de la experimentación masiva con las inyecciones de COVID-19 está ahora trágicamente claro: quienes fueron seducidos u obligados a convertirse en sujetos de experimentación corren ahora el mayor riesgo de enfermedad, hospitalización y muerte.

Todo lo contrario de lo que nos dijeron los “líderes” mundiales. Una vez más, como durante la Segunda Guerra Mundial, “La Gran Mentira” (“The Big Lie”) ha precedido a muertes y sufrimientos indecibles.

En Estados Unidos y aquí en Europa, ninguna vacuna se ha comparado ni remotamente con estas inyecciones: el perfil de riesgo y muerte de estas inyecciones no tiene precedentes.

Y ahora vemos que “estos líderes”, a pesar de las nuevas orientaciones de cambio, sólo ofrecen más de lo mismo.

Ahora promueven nuevas inyecciones aún menos probadas contra supuestas nuevas enfermedades infecciosas.

Vivimos en tiempos peligrosos. Si los gobiernos del mundo y sus colaboradores siguen desacatando el Código de Nuremberg y censurando a quienes criticamos “La Gran Mentira” (“The Big Lie”), ya sabemos a dónde nos lleva esto.

Lleva a atrocidades. Lleva a un legado de cenizas.

Ya hemos sido testigos de terribles atrocidades en los últimos dos años y medio:

Somos mejores que esto.

Nos merecemos algo mejor y podemos hacerlo.

Debemos defender los derechos inalienables que nos ha dado Dios según el Código de Nuremberg.

Debemos exigir que no se experimente con nosotros. No es demasiado tarde, ni en Europa ni en otros lugares.

Está en nuestra mano decir: “¡No más! Respeta y defiende este código”.

Y no olvidemos que estamos ganando.

La narrativa de que estas inyecciones funcionan ha terminado.

La narrativa de que debemos confinarnos se ha acabado.

La narrativa de que debemos hacer pruebas a las personas asintomáticas ha terminado.

La narrativa de que nuestros “líderes” saben lo que hacen se ha acabado.

Dejemos que esto se asimile – ¡Estamos ganando! (#WeAreWinning!)

¿Por qué? Porque:

  • La moral está de nuestro lado.
  • La ciencia está de nuestro lado.
  • La ley está de nuestro lado.
  • Y el histórico Código de Nuremberg -que encarna la moral, la ciencia y el derecho- está de nuestro lado.

¡Estamos ganando!

Pero, la victoria final aún no está asegurada. Y depende de nosotros.

Todos tenemos amigos y familiares que no entienden a qué nos estamos enfrentando. No entienden a dónde nos lleva este camino.

Debemos ser valientes y compartir nuestros conocimientos, aunque nuestros amigos y familiares se resistan al principio.

El valor es contagioso. Si nosotros podemos repeler las mentiras y la coacción, ellos también pueden. ¡Sé valiente!

Si nos mantenemos firmes, otros se unirán a nosotros. Esto ocurre todos los días.

La restauración de un mundo basado en el Código de Nuremberg está a nuestro alcance… pero debemos unirnos, como lo estamos haciendo hoy.

Y debemos asegurarnos de que todas las instituciones honren y hagan respetar el Código de Nuremberg.

¡Podemos hacerlo realidad!

Por favor, únanse a mí diciendo tres veces en alemán:

“Wir kriegen das hin (Podemos conseguirlo). Wir kriegen das hin. Wir kriegen das hin.”

Please read our Re-publishing Guidelines.


Message from RFK
X
Share via
Copy link
Powered by Social Snap