Un artículo del BMJ pide a los gobiernos que «neutralicen la desinformación» y prohíban la disidencia en las pandemias

Por la Dra. Elizabeth Evans, MD

Como directora de la U.K. Medical Freedom Alliance, ( La alianza por la libertad medica) la organización más reconocida y respetada del Reino Unido que defiende el derecho de cada individuo al consentimiento informado, la autonomía corporal y la elección médica, me sorprendió y horrorizó leer el artículo «Understanding and neutralising COVID-19 misinformation and disinformation«, publicado en el BMJ el 22 de noviembre de 2022. El artículo contiene insinuaciones y acusaciones sin fundamento y sin referencias sobre la UKMFA (y otras organizaciones como HART, UsForThem y Children’s Health Defense) y que parecían tratar de socavar la contribución de nuestras organizaciones a un debate crítico de importancia nacional.

Mi conmoción por el tono y el texto del artículo, y su inclusión en una revista médica tan respetada como el BMJ, ha sido secundada por notables científicos y médicos de todo el mundo, como el Dr. Jay Bhattacharya, que publicó este tuit en el que denunciaba el «sinsentido autoritario» propuesto por los autores del artículo, que viola «derechos civiles fundamentales» y es «incompatible con las normas de libertad de expresión en los países democráticos».

Mis compañeros directores y yo nos sentimos decepcionados por no haber recibido el habitual «derecho de réplica» del BMJ antes de que se publicara el artículo, por lo que nos hemos visto obligados a escribir una carta abierta de queja al Dr. Karam Abbasi, editor jefe del BMJ, que se publicará como nuestra refuta al artículo (reproducida íntegramente a continuación). En ella comentamos que es lamentable que el enfoque de los autores roce la difamación, sea manifiestamente anticientífico y no cumpla con las normas editoriales que el BMJ dice defender. En nuestra carta solicitamos una retractación inmediata de este artículo y una disculpa publicada.

Resulta muy preocupante que haya una presión tan descarada para silenciar el debate científico legítimo y tratar de excluir las voces contrarias de la investigación COVID-19 del Reino Unido. Sostenemos que las principales metas y objetivos de una investigación pública son el escrutinio y la evaluación de todas las políticas aplicadas por el Gobierno y la realización de un análisis retrospectivo completo de costes y beneficios y la evaluación de cualquier daño colateral resultante. Ahora es el momento de evaluar con calma y racionalidad todos los argumentos y pruebas que los grupos de campaña han tratado de presentar, gran parte de ellos, debido a la extrema censura, mantenidos deliberadamente fuera de la esfera pública y política para debate.

El llamamiento de los autores de este artículo del BMJ a promover e imponer una sola ideología de forma totalitaria, la difamación sin fundamento de organizaciones nombradas y el objetivo declarado de proscribir cualquier otro punto de vista, deberían haber hecho que este artículo no fuera apto para su publicación en una revista científica respetada como el BMJ.

_____________________________________________________________________________________

25 de noviembre de 2022

Carta abierta de la Alianza por la Libertad de la Medicina del Reino Unido (UKMFA) al Dr. Kamran Abbasi, editor jefe del BMJ

Re: BMJ 2022;379:e070331 «Understanding and neutralising COVID-19 misinformation and disinformation«

Estimado Dr. Abbasi

Somos los directores de la U.K. Medical Freedom Alliance(UKMFA), una organización independiente dirigida por un equipo de profesionales de la medicina, académicos, científicos y abogados, y la organización más reconocida y respetada del Reino Unido que defiende el derecho de todo individuo al consentimiento informado, la autonomía corporal y la elección médica.

La UKMFA fue nombrada en el artículo mencionado anteriormente, publicado en el BMJ el 22 de noviembre de 2022, y no estamos de acuerdo con las insinuaciones y las acusaciones sin fundamento y sin referencias que contiene, en relación con la UKMFA, que parecen tratar de socavar nuestra contribución a un debate crítico de importancia nacional

Es lamentable que el enfoque de los autores roce la difamación, sea manifiestamente anticientífico y no cumpla con las normas editoriales que su revista profesa. Además, nos decepciona que no se nos haya ofrecido el habitual «derecho de réplica» antes de publicar el artículo.

Los autores insinúan (por asociación) que la UKMFA está financiada en secreto y generosamente.

A lo largo de la pandemia, algunas personas se han opuesto a casi todas las medidas introducidas por los gobiernos en Westminster y en las administraciones descentralizadas, desde el cierre inicial hasta los mandatos de mascarillas y los certificados de vacunación. Sus mensajes son similares a los promulgados por los adherentes a una filosofía libertaria extrema que ahora es prominente en algunos sectores de la sociedad en los Estados Unidos. Algunos se benefician de la generosa financiación de quienes se oponen a lo que denominan «gran gobierno«, y se ha afirmado que algunos de sus mensajes incluyen pruebas fabricadas, distorsionadas o sacadas de contexto.

Aparte de la insinuación difamatoria de que la UKMFA ocupa los márgenes de la extrema derecha de un debate político, para lo cual los autores no aportan ninguna prueba, deseamos aclarar que la UKMFA se financia únicamente mediante modestas donaciones de los miembros del público, que cubren los gastos del sitio web y otros gastos administrativos, y cuenta con personal voluntario no remunerado.

Además, como se cita a continuación, los autores afirman explícitamente (y erróneamente) que la UKMFA se ha «opuesto a la vacunación». Se trata de un intento evidente de desprestigiar a la UKMFA y etiquetar a nuestra organización como «antivacunas», sin que se cite ninguna prueba que apoye esa afirmación

Esto plantea la cuestión de qué es una campaña. Cuando diferentes grupos presentan versiones del mismo texto, la conexión es obvia. Pero otros vínculos son menos obvios: por ejemplo, la BBC informa de que UsForThem, que ha atraído el apoyo de alto nivel de los políticos en su campaña contra las restricciones en las escuelas, tiene vínculos con el Equipo de Asesoramiento y Recuperación de la Salud (HART), que a su vez ha trabajado en una campaña contra la vacunación de los niños contra el COVID-19. HART, por su parte, comparte miembros con grupos que se han opuesto a la vacunación, como la U.K. Medical Freedom Alliance y la Children’s Health Defense.

Las únicas publicaciones de la UKMFA hasta la fecha sobre el tema de las vacunas se refieren únicamente a las vacunas Covid, productos cuya seguridad a largo plazo sigue sin verificarse, y sobre los que la comunidad médica debería seguramente acoger un debate público sano y abierto. Aunque siempre hemos hecho campaña para que las vacunas Covid no se administren a niños sanos, sólo recientemente hemos pedido que se detenga todo el despliegue de la vacuna Covid, basándonos en las evidentes señales de seguridad y en las abrumadores riesgos que se desprenden de miles de artículos publicados, datos del mundo real y bases de datos oficiales de seguridad de todo el mundo

Uno de los principales cometidos de la UKMFA es proporcionar información basada en pruebas a las personas, los médicos y otros profesionales de la salud para ayudar en el proceso de consentimiento informado, en consonancia con los principios bien establecidos de la ética y el derecho médicos. Todo el material que publicamos está basado en la evidencia y totalmente referenciado, algo que los autores del artículo no reconocen, prefiriendo aparentemente el ataque ad hominem. Estaríamos encantados de entablar un debate sobre la ciencia con los autores, si tuvieran tiempo para dejar de escribir artículos de propaganda.

Varias afirmaciones del artículo contienen una suposición sin fundamento de una verdad objetiva y asumen la primacía de un solo punto de vista. Los autores no han cuestionado sus suposiciones ni han aceptado la posibilidad de error. Tampoco reconocen que el método científico implica fundamentalmente cuestionar constantemente las hipótesis existentes y desarrollarlas a medida que se dispone de nuevas pruebas o datos; que no existe el «consenso» en la ciencia o la medicina; y que el debate y la discusión son esenciales para que la ciencia y la medicina se practiquen de forma ética y segura. Los autores ignoran estos conceptos básicos y, en cambio, los identifican como un problema que hay que resolver, por ejemplo: «Durante la pandemia de COVID-19, varios grupos se han opuesto activamente a las medidas de salud pública basadas en la evidencis cientifica»

En cuanto a la declaración que aparece a continuación, podemos asegurar que, en un clima de censura extrema de las opiniones contrarias, la UKMFA no ha tenido ninguna voz en los medios de comunicación, a diferencia de la voz constante del Gobierno en la prensa y los medios de comunicación.

La investigación pública debería hacer tres cosas. En primer lugar, debería examinar hasta qué punto los grupos que promueven mensajes contrarios pudieron influir en la política. Creemos que es poco probable que hayan podido hacerlo directamente, pero, dados sus vínculos con los medios de comunicación y los políticos influyentes, deberían ser investigados.

Calificar una opinión diferente de «contraria» es peyorativo y muy subjetivo. Sostenemos que las principales metas y objetivos de una investigación pública son el escrutinio y la evaluación de todas las políticas que el Gobierno aplicó y la realización de un análisis retrospectivo completo de los costes y beneficios y la evaluación de cualquier daño colateral resultante. Ahora es el momento de evaluar con calma y racionalmente todos los argumentos y pruebas que los grupos de campaña han intentado presentar pero que, debido a la censura, se mantuvieron deliberadamente alejados de la esfera pública y política para su debate.

Como reconocen los autores

El debate se centrará probablemente en la ciencia, pero también tendrá en cuenta la ideología, en particular la relación entre los individuos, la sociedad y el Estado. ¿Cuándo está justificado imponer restricciones a un grupo de personas para proteger a otras, por ejemplo? Algunos opinan que casi nunca lo es.

El artículo trata de promover e imponer una sola ideología de forma totalitaria, desprestigiando y tratando de proscribir cualquier otro punto de vista, lo que debería haber hecho que no fuera apto para su publicación en una revista científica respetada como el BMJ

En una sociedad abierta, que afirma los principios de la libertad de expresión y el debate racional, las voces disidentes y minoritarias desempeñan un papel vital a la hora de hacer una evaluación completa y honesta de las políticas radicales que se aplicaron durante la pandemia, para ayudar a evitar que se repitan los mismos errores en el futuro. Es totalmente deshonesto por parte de los autores sugerir que todos los expertos están del lado de la corriente principal de la «salud pública», y que no hay expertos en sus respectivos campos que no estén de acuerdo con los caminos tomados. Hay muchos de estos expertos en todo el mundo y no se les debe silenciar.

Teniendo en cuenta lo anterior, solicitamos respetuosamente una retractación inmediata del artículo y una disculpa publicada de los autores.

Atentamente

Dra. Elizabeth Evans, MA(Cantab), MBBS(Hons), DRCOG – CEO, U.K. Medical Freedom Alliance

Dr. Jon Rogers, MBChB, MRCGP, DRCOG – Director, U.K. Medical Freedom Alliance

Dra. Sarah Myhill, MBBS – Directora, U.K. Medical Freedom Alliance

Adrienne Benjamin, MBA, BSc – Directora, U.K. Medical Freedom Alliance

Publicado originalmente por The Daily Skeptic

Please read our Re-publishing Guidelines.


Message from RFK
Share via
Copy link
Powered by Social Snap