¡Es oficial! Los datos del CDC y del gobierno del Reino Unido revelan que las vacunas COVID no previenen casos, transmisión, enfermedades graves o muertes

Por Meryl Nass, MD, ABIM

Entonces, ¿qué hacen y POR QUÉ las estamos usando?

Nuestras vacunas están funcionando excepcionalmente bien”, dijo Walensky a Wolf Blitzer de CNN. “Continúan funcionando bien para Delta, con respecto a enfermedades graves y muertes, las previenen. Pero lo que ya no pueden hacer es prevenir la transmisión”. 

Así habló Rochelle Walensky, directora de los CDC, en una  entrevista del 5 de agosto de 2021  con Wof Blitzer de CNN. Ella pudo haber creído que las vacunas prevenían enfermedades graves y la muerte en ese momento, pero ahora no puede creerlo.

Eso fue hace 8 meses. Las vacunas apenas se habían implementado 8 meses antes. Ahora tenemos casi 16 meses de observación y ¿qué hemos encontrado? ¿Qué ha revelado el CDC de Rochelle que contradice su charla simplista?

Si bien hay miles de artículos sobre las vacunas contra el COVID, estoy de acuerdo con el profesor Tom Jefferson en que, para llegar a la VERDAD, todo lo que necesitamos ver son datos epidemiológicos de muy alta calidad.  

  • Queremos datos oficiales, sin procesar, antes de que hayan sido sujetos a ajustes o algoritmos que “suavicen” los datos.  
  • Queremos grandes poblaciones.  
  • Queremos los puntos finales más sólidos, como hospitalizaciones o muertes.

En los últimos días identifiqué y analicé dichos estudios en mi blog ( aquí  y  aquí ) y  Substack.  Los datos provienen de fuentes oficiales, publicados por los  CDC de EE . UU.  y la  Oficina Nacional de Estadísticas del Reino Unido.

Se utilizó información sobre 30 millones de adultos en California y Nueva York, 3/4 de los cuales fueron vacunados, para comparar la hospitalización por COVID y las tasas de casos en aquellos que fueron vacunados y no tenían una enfermedad previa de COVID, con adultos que nunca fueron vacunados pero que se habían recuperado de COVID, y presumiblemente tenían inmunidad natural. Los datos se recopilaron de junio a noviembre de 2021, antes de que apareciera la ola Omicron.

  • Los californianos y neoyorquinos vacunados tenían tres veces más probabilidades de desarrollar COVID que aquellos que tenían inmunidad previa y no estaban vacunados.
  • Los californianos vacunados tuvieron una tasa más alta de hospitalización (enfermedad grave) que aquellos que no estaban vacunados pero tenían inmunidad previa.  (Nueva York no proporcionó datos de hospitalización).
  • No se puede culpar a Omicron de los fracasos de la vacuna en este enorme estudio, porque los datos se recopilaron durante Delta.

Los  datos  del Reino Unido de su Oficina de Estadísticas Nacionales, publicados el 16 de marzo de 2022, se extienden desde el 1 de enero de 2021 hasta el 31 de enero de 2022 e incluyen las olas Delta y Omicron. Los datos han sido estandarizados por edad. La base de datos incluye el 86% de todas las muertes en Inglaterra (que tiene una población de 56 millones) durante los 13 meses descritos. 

Los gráficos revelan que estar doblemente vacunado protegió a los ingleses contra la muerte durante la mayor parte de 2021. Sin embargo, durante el pasado mes de diciembre y enero (correspondiente a la ola Omicron)  las tasas de mortalidad por COVID en los doblemente vacunados pero no reforzados fueron más altas que en los que nunca habían sido vacunados. Esto era cierto para la población en su conjunto.

Si desglosa las muertes por grupo de edad, la gran mayoría de las muertes por COVID ocurrieron en la población mayor de 70 años. Si bien las muertes por COVID en personas más jóvenes tenían una tendencia al alza a medida que aumentaba el tiempo transcurrido desde la vacunación, para el 31 de enero de 2022 no habían superado las muertes por COVID en los no vacunados. Los refuerzos parecieron «recargar» la inmunidad COVID por un tiempo en todos los grupos de edad, reduciendo las tasas de mortalidad. Pero uno se pregunta cuánto tiempo pasará antes de que desaparezca este efecto.

Debido a los bajos números en los desgloses por edad, la «Segunda dosis, hace entre 21 días y 6 meses» y la «Segunda dosis, hace al menos 6 meses» se combinan en «Segunda dosis, hace al menos 21 días»

¿Cuál es el resultado final?

Los datos oficiales de alta calidad obtenidos sobre más de 30 millones de adultos estadounidenses y 48 millones de residentes de Inglaterra revelan de manera indiscutible que:

  1. La inmunidad natural fue 3 veces mejor en la prevención de casos que la vacunación sola, incluso antes de Omicron.
  1. La inmunidad natural fue algo mejor para prevenir enfermedades graves, medidas como hospitalizaciones, que la vacunación sola, incluso antes de Omicron.
  1. Los refuerzos (una 3ª inyección) redujeron la tasa de mortalidad en Inglaterra de los vacunados de Omicron, pero el beneficio comenzó a disminuir en enero de 2022. 
  1. La inmunidad natural proporcionó 3 veces más protección contra la infección (y por lo tanto contra la transmisión) que la vacunación doble, durante la ola Delta. Después de la llegada de Omicron, la eficacia de la vacuna fue aún peor.
  1. En general, la  población no vacunada de Inglaterra  tuvo una  tasa de mortalidad por COVID más baja  durante la ola de Omicron que la tasa de mortalidad por COVID en su  población doblemente vacunada.
  1. La gran mayoría de las muertes por COVID ocurren en personas mayores de 70 años. En este grupo de edad, las personas doblemente vacunadas murieron de COVID en tasas más altas durante Omicron que las no vacunadas.

Publicado originalmente en Meryl Nass Substack.

Please read our Re-publishing Guidelines.


Message from RFK
Share via
Copy link
Powered by Social Snap