La dictadura sanitaria de la OMS y la industria farmacéutica está tomando forma

Por Norbert Häring

Los representantes de los gobiernos han acordado negociar un primer borrador de tratado vinculante de la OMS sobre pandemias a partir de un «borrador cero conceptual» ya disponible. Contempla obligaciones de control permanente de cualquier posible nuevo virus, subvenciones a las farmacéuticas y a las reservas de vacunas, apoyo a las patentes médicas y el derecho de la OMS a dictaminar las respuestas a las pandemias a través de equipos de expertos, enviados a los países afectados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el 7 de diciembre:

«Los Estados miembros de la Organización Mundial de la Salud han acordado hoy elaborar el primer borrador de un acuerdo jurídicamente vinculante destinado a proteger al mundo de las pandemias. Este «borrador cero» del acuerdo sobre pandemias, enraizado en la Constitución de la OMS, será debatido por los Estados miembros en febrero de 2023″

Así lo decidió el Órgano Intergubernamental de Negociación (INB), compuesto por los 194 Estados miembros de la OMS, en su tercera reunión, celebrada del 5 al 7 de diciembre, para negociar un Tratado sobre Pandemias o un acuerdo vinculante de otro tipo.

La Mesa del INB, compuesta por un representante de cada una de las seis regiones de la OMS, elaborará el borrador cero basándose en el borrador cero conceptual. El acuerdo propuesto sobre la pandemia, que en algunos círculos se ha relacionado con la amenaza de una dictadura sanitaria de la OMS, se conoce ahora con el inocuo término técnico de CA+ de la OMS. CA+ significa Convención, Acuerdo o Similar y hace referencia al Artículo 19 de la Constitución de la OMS, que otorga a la Asamblea Mundial de la Salud la autoridad para adoptar convenciones, acuerdos o similares.

El borrador conceptual cero ha sido consensuado y publicado el 25 de noviembre. Va bastante lejos al esbozar cómo se supone que será al final el tratado sobre pandemias. Dice en los preliminares que la Mesa del INB lo redactó «reflejando las aportaciones escritas sobre un borrador de trabajo de los Estados miembros (30), las presentaciones regionales (2) y las partes interesadas relevantes (36)» Cabe suponer que por «partes interesadas pertinentes» se entiende principalmente la industria farmacéutica y otras empresas de ámbito mundial y sus fundaciones en los sectores de la salud y las tecnologías de la información, que aportan la mayor parte de la financiación de la OMS.

La industria farmacéutica necesita ayuda, y mucha

El resultado es un proyecto de acuerdo que la propia industria difícilmente podría haber redactado mejor para su propio beneficio. Obliga a los países firmantes a:

  • Aumentar las capacidades para establecer y mantener reservas estratégicas de productos de respuesta pandémica (artículo 6(2)c);
  • Asignar suministros, materias primas y otros insumos necesarios para la producción sostenible de productos de respuesta pandémica (especialmente ingredientes farmacéuticos activos), incluso con fines de almacenamiento (Art. 6(2)d);
  • Reforzar la capacidad local para fabricar productos de respuesta a pandemias (…) incluso mediante (…) incentivos para promover la transferencia de tecnología y conocimientos técnicos (7(2)a);
  • Incentivar el desarrollo de productos de respuesta a pandemias (7(2)a,ii,a);
  • Fomentar, incentivar y facilitar la participación de entidades del sector privado en la transferencia voluntaria de tecnología y conocimientos técnicos (7(2)a,iii);
  • Apoyar las exenciones temporales de la protección de los derechos de propiedad intelectual que supongan un obstáculo para la fabricación de productos de respuesta pandémica durante las pandemias (7(2)a,iv).

Fíjese en «temporales» delante de «exenciones». Significa que no está bien apoyar una reforma radical de las patentes, por ejemplo para vacunas y medicamentos que se hayan desarrollado con dinero público, directa o indirectamente. Aparte de eso, se trata de incentivos, es decir, subvenciones, para las empresas farmacéuticas, y de comprar muchos de sus productos, se necesiten o no. Pensemos en los miles de millones de dosis de vacunas que se han pagado sin ser utilizadas (varios cientos de millones sólo en Alemania). Lo mismo había ocurrido durante la alarma de la gripe porcina a menor escala.

El sector privado como socio igualitario

El borrador conceptual cero también tiene normas que prohibirían a los gobiernos hacer lo que normalmente debería hacer un gobierno: Llevar la voz cantante y establecer las reglas con las que juegan (juntos) todos los demás actores. No, los gobiernos estarán obligados a dejar que las empresas y sus fundaciones codeterminen la política, como en:

  • Colaborar, incluso con partes no estatales, el sector privado y la sociedad civil, a través de un enfoque integral de todo el gobierno, de múltiples partes interesadas, multidisciplinario y multinivel, por medios que incluyan medidas para desarrollar, a través de la colaboración de todo el gobierno multisectorial, planes que fortalezcan la preparación, prevención, capacidades de respuesta ante pandemias 14(2)a);
  • Comprometerse con las comunidades, la sociedad civil, el mundo académico y los colaboradores no estatales, incluido el sector privado, como parte de un enfoque de toda la sociedad para la prevención de pandemias, la preparación, la respuesta y la recuperación de los sistemas sanitarios (15(2)a);
  • Promover el compromiso bidireccional de la sociedad civil, las comunidades y los colaboradores estatales, incluido el sector privado, como parte de una respuesta de toda la sociedad que implique a las comunidades en la toma de decisiones y utilice mecanismos de retroalimentación (15(2)d);
  • Establecer o reforzar y financiar adecuadamente un mecanismo nacional de coordinación multisectorial eficaz con representación significativa, compromiso, participación y empoderamiento de las comunidades, para la prevención de pandemias, la preparación, la respuesta y la recuperación de los sistemas de salud (15(2)e).
  • Reforzar y priorizar la financiación nacional para la prevención, preparación y respuesta ante pandemias y la recuperación de los sistemas de salud, incluso mediante una mayor colaboración entre los sectores sanitario, financiero y privado (18(2)a);

Que gobierne la OMS

También hay disposiciones que consagran la autoridad de la OMS sobre la política sanitaria de los países firmantes, lo que, indirectamente, equivale a dejar que Bill Gates y sus amigos lleven la voz cantante, ya que aportan la mayor parte de la financiación de la OMS:

  • Reforzar el papel central de la OMS como autoridad directiva y coordinadora de la labor sanitaria internacional, teniendo presente la necesidad de coordinación con las entidades del sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones intergubernamentales (13(2)e);
  • Facilitar el acceso rápido de la OMS a las zonas de brotes epidémicos, incluso mediante el despliegue de equipos de expertos para evaluar y apoyar la respuesta a los brotes emergentes (13(2)i).
  • Financiar, a través de mecanismos internacionales nuevos o establecidos, la creación de capacidad regional y mundial para la prevención de pandemias, la preparación, la respuesta y la recuperación de los sistemas de salud (18(2)b).
  • El Órgano Rector (…) examinará y aprobará procedimientos de cooperación y mecanismos institucionales para promover el cumplimiento de las disposiciones del CA+ de la OMS y, si se considera apropiado, para abordar los casos de incumplimiento (20(1));
  • Estas medidas, procedimientos y mecanismos incluirán disposiciones de seguimiento y medidas de rendición de cuentas para abordar sistemáticamente la preparación, la respuesta y el impacto de las pandemias, por medios que incluyan la presentación de informes periódicos, revisiones, recursos y acciones (20(2)).

Así, la forma en que los países pobres se vieron obligados durante la pasada pandemia del Covid a declarar cierres patronales extremadamente perjudiciales para su ciudadanía se convertiría en la norma, complementada con medidas mas severas que pueden aplicarse también a los países más ricos:

Todos los gobiernos tendrán que someterse a revisiones de su adhesión a estas normas favorables a las farmacéuticas y recibir sugerencias útiles sobre cómo mejorar. Si hacen caso omiso de estos útiles consejos y no cumplen las normas de la OMS, se les retirará cualquier ayuda financiera que estén recibiendo del Banco Mundial, el FMI y otros organismos similares, y no recibirán nuevos fondos de ayuda. Para los casos en que esto no funcione o no sea suficiente, la OMS debe conseguir herramientas para sancionar a los gobiernos que no cumplan.

Que prevalezcan la censura y la propaganda

También hay disposiciones que consagrarían las políticas totalitarias de comunicación durante el miedo a la corona, que he descrito en el blogposts «»Somos los dueños de la ciencia«: Cómo la ONU se convirtió en el Ministerio de laVerdad» y «Cómo la OMS controla las redes sociales» .

  • Informar al público, comunicar los riesgos y gestionar la infodemia a través de canales eficaces, incluidos los medios sociales (16(2)a);
  • Realizar análisis periódicos de los medios sociales para identificar y comprender la desinformación, y diseñar comunicaciones y mensajes dirigidos al público para contrarrestar la desinformación, la desinformación y las noticias falsas (16(2)b);
  • Reforzar la confianza del público y contrarrestar la desinformación y la desinformación, entre otras cosas proporcionando comunicaciones mundiales y nacionales oportunas, sencillas, claras, coherentes, precisas, transparentes y eficaces, basadas en la ciencia y las pruebas, promoviendo la alfabetización mediática y el periodismo profesional ético, y reforzando la investigación sobre la desinformación y la desinformación y su relación con la confianza del público con el fin de fundamentar las políticas (16(2)e);
  • Reforzar la investigación sobre las barreras de comportamiento y los impulsores de la adhesión a las medidas de salud pública, la confianza y la aceptación de las vacunas, el uso de la terapéutica y la confianza en la ciencia y las instituciones gubernamentales (16(2)f).

Estados Unidos no aceptará un no por respuesta

Paralelamente a la negociación de un tratado de la OMS sobre pandemias, también conocido como CA+ de la OMS, se está negociando un «refuerzo» del Reglamento Sanitario Internacional, que incluye normas vinculantes sobre cómo hacer frente a las emergencias sanitarias. El gobierno de EE.UU. había querido incluir nuevos y amplios poderes para que la dirección de la OMS declarara emergencias sanitarias e indicara a los países afectados qué hacer durante las mismas. Sin embargo, sufrieron un revés en mayo de 2022, ya que varios países africanos y otros países pobres se negaron a aceptar tales cambios.

Sin embargo, el gobierno estadounidense no es de los que se rinden fácilmente. Loyce Pace, Subsecretaria de Asuntos Mundiales (OGA) del Departamento de Salud y Servicios Humanos, fue citada diciendo:

«Si no ocurre esta semana, no vamos a parar, vamos a seguir trabajando con ese fin»

Y así lo hicieron. La controvertida obligación de aceptar los equipos de expertos enviados por la OMS, que los países pobres se habían negado a firmar en el Reglamento Sanitario Internacional reformado, reaparece ahora en el borrador conceptual cero del tratado sobre pandemias como Artículo 13 (2) i y la OMS recibe poderes para sancionar a los gobiernos que no cumplan.

Se supone que en enero de 2023 se publicará un informe sobre las sugerencias de los distintos gobiernos para reformar el Reglamento Sanitario Internacional. También es el momento en el que se espera que se distribuya el borrador cero del Tratado Pandémico, basado en el borrador cero conceptual analizado aquí, para que se discuta en la reunión del órgano negociador a finales de febrero.

Durante 2023, las negociaciones tendrán lugar en paralelo en el comité de reforma del RSI y en el órgano negociador del tratado pandémico. Las decisiones se esperan para 2024.

«Contagio catastrófico»: Un ejercicio de desafío global

Mientras tanto, la OMS, Bill Gates y el Centro Johns Hopkins para la Seguridad Sanitaria se afanan en presionar moralmente a los gobiernos africanos para que acepten una nueva y severa normativa sanitaria y un tratado sobre pandemias. El 23 de octubre, junto con Bill Gates y representantes de la OMS y Johns Hopkins, hicieron que ministros y ex ministros de Sanidad y altos funcionarios de salud pública de Senegal, Ruanda, Nigeria, Angola, Liberia, Singapur, India, Alemania y EE.UU. realizaran un ensayo de respuesta a una pandemia, en el que ensayaron la respuesta a una nueva pandemia mortal que afectara sobre todo a niños y jóvenes.

El escenario fue la reunión anual de Grand Challenges en Bruselas (Bélgica). Grand Challenges fue fundado por la Fundación Gates y reúne a «socios financiadores e investigadores», al sector privado y a los gobiernos beneficiarios para trabajar sobre la salud y algunos otros retos. Este marco habrá garantizado cierto grado de cooperación entre los invitados y arroja luz sobre el enfoque de la zanahoria y el palo utilizado para convencer a los países pobres de que acepten su desempoderamiento.

La Fundación Gates y Johns Hopkins, junto con el Foro Económico Mundial, han sido también los organizadores del tristemente célebre Evento 201, un ejercicio de simulación en el que se ensayó la respuesta a un virus similar al SRAS, «pero más transmisible por personas con síntomas leves», unos meses antes de que comenzara la alarma del SRAS-CoV-2. Los organizadores describen el nuevo ejercicio de simulación como un «ejercicio de simulación».

Los organizadores describen el nuevo simulacro de la siguiente manera:

«El ejercicio simulaba una serie de reuniones del consejo asesor de emergencias sanitarias de la OMS en las que se abordaba una pandemia ficticia ambientada en un futuro próximo. Los participantes se enfrentaron a cómo responder a una epidemia localizada en una parte del mundo que luego se extendió rápidamente, convirtiéndose en una pandemia con una tasa de letalidad superior a la de COVID-19 y afectando desproporcionadamente a niños y jóvenes. Los participantes se enfrentaron al reto de tomar decisiones políticas urgentes con información limitada ante la incertidumbre. Cada problema y cada elección tenían graves ramificaciones sanitarias, económicas y sociales»

Esto asusta, porque sacan la conclusión de que un virus que afecta a los jóvenes podría dar una nueva justificación al cierre de escuelas y a los cierres generales, que han sido completamente desacreditados en el contexto cibernético y ahora se consideran sobre todo algo entre un grave error y una prevaricación. Esperemos que este ejercicio resulte menos profético que el Evento 201.

La primera «lección» del ejercicio dice así:

«Incluso un grupo de algunos de los más sabios y experimentados líderes de la salud pública internacional que vivieron el COVID-19 se debatieron entre opiniones opuestas sobre si los países debían imponer restricciones a los viajes o cerrar las escuelas para tratar de contener una nueva y grave epidemia que estaba afectando desproporcionadamente a los niños. El ejercicio planteó una cuestión fundamental: Si las pandemias futuras tienen una letalidad mucho mayor que la de COVID-19 o, por ejemplo, si afectan predominantemente a niños, ¿adoptarían o deberían los países medidas diferentes, más fuertes y tempranas para contenerla, y cuáles serían esas medidas?»

El mensaje es claro: Estas decisiones son demasiado difíciles y peligrosas para que las tomes tú solo. Es mejor, más fácil y más seguro dejarlas en manos de los expertos (que enviará la OMS):

«El establecimiento de una red internacional de líderes nacionales de salud pública, en la línea del «Cuerpo de Pandemia» profesionalizado al que nos referimos en nuestro ejercicio, podría ayudar sustancialmente a los países a salvar vidas y medios de subsistencia durante las grandes epidemias y a recuperarse más rápidamente.Los líderes políticos, encargados de mantener a salvo a sus ciudadanos, podrían beneficiarse de las opiniones consensuadas ofrecidas por un grupo de este tipo, en lugar de tener que tomar decisiones políticas improvisadas y de grandes consecuencias cuando hay vidas en juego durante brotes peligrosos.»

Las demás lecciones podrían resumirse en «más vale que aceptes el tratado sobre pandemias y las nuevas normas sanitarias». Las lecciones individuales incluyen más propaganda y censura:

«Los países deben priorizar los esfuerzos para aumentar la confianza en el gobierno y la salud pública; mejorar los esfuerzos de comunicación en salud pública; aumentar la resistencia de las poblaciones a la información engañosa; y reducir la propagación de desinformación perjudicial….»

Y también que hay que destinar más dinero a la industria farmacéutica:

«Tenemos que reforzar las capacidades de fabricación, distribución y administración en todo el mundo, prestando especial atención a los países con infraestructuras deficientes. (…) Hay que trabajar más en la preparación, tomar nuevas decisiones y destinar recursos adicionales»

En el vídeo adjunto, Jeanne Meserve, en el papel de presentadora de la CNN (como ya ha hecho en el pasado), expresaba el mensaje de forma aún más contundente:

«Hasta la fecha se han producido 20 millones de muertes, entre ellas 15 millones de niños. Innumerables niños están vivos, pero con parálisis o daños cerebrales. Los países que han tenido más éxito son los que han invertido en preparación y se han formado para este momento con años de antelación. (…) Si más países hubieran participado y hecho caso de las orientaciones, el número de víctimas podría haber sido mucho menor»

Salud y seguridad nacional (de EEUU)

Jeanne Meserve es una persona interesante, que llama la atención sobre la fuerte conexión de la política de seguridad sanitaria y la seguridad nacional tal y como la entienden los Estados Unidos. Es una antigua corresponsal y presentadora de seguridad nacional de la CNN y analista de seguridad internacional de la cadena canadiense CTV News. Presentará el próximo podcast NatSec Tech para el Special Competitive Studies Project (SCSP).

El SCSP fue fundado por el ex jefe de Google Eric Schmidt, después de que la Comisión de Seguridad Nacional sobre Inteligencia Artificial (NSCAI), que él ha presidido, presentara su informe final. La SCSP pretende elaborar recomendaciones «para reforzar la competitividad global a largo plazo de Estados Unidos en un futuro en el que la IA y otras tecnologías emergentes remodelen nuestra seguridad nacional, economía y sociedad» Bajo la dirección de Schmidt, su consejo está formado por un grupo bipartidista de la política de seguridad nacional.

El campo de la Seguridad Sanitaria Internacional que el Centro Johns Hopkins lleva en su nombre está íntimamente entrelazado con la seguridad nacional, porque gran parte de la investigación sobre virus se hace con fines de seguridad nacional, para estudiar y fabricar armas biológicas ostensiblemente exclusivamente para poder defenderse mejor contra las armas biológicas.

Conclusión

Los proyectos gemelos de un Reglamento Sanitario Internacional reforzado y de un Tratado de la OMS contra las Pandemias pretenden obligar a todos los países a someterse a un régimen de propaganda y censura relacionadas con la salud, a restricciones de los derechos humanos básicos y a cuantiosas subvenciones directas e indirectas a las corporaciones farmacéuticas e informáticas. Un régimen, controlado por la OMS, que a su vez está controlada por las grandes corporaciones internacionales y Washington.

Publicado originalmente en Money and More por Norbert Häring

Please read our Re-publishing Guidelines.


Message from RFK
Share via
Copy link
Powered by Social Snap