Se presenta la primera demanda contra Gardasil por homicidio involuntario, alegando que la vacuna del VPH causó la muerte de una niña de 13 años

Baum Hedlund Aristei & Goldman y Robert F. Kennedy, Jr. presidente de Children’s Health Defense, presentaron esta semana su primera demanda por homicidio involuntario contra Merck, alegando que la vacuna Gardasil contra el VPH del fabricante de medicamentos causó la muerte de Noah Tate Foley, de 13 años.

Por El personal de The Defender

Baum Hedlund Aristei & Goldman y Robert F. Kennedy, Jr. presidente de Children’s Health Defense, han presentado esta semana una demanda por homicidio involuntario contra Merck, alegando que la vacuna Gardasil contra el VPH ( Virus del Papiloma Humano) causó la muerte de Noah Tate Foley, de 13 años.

La acción civil, presentada en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos por el Distrito Medio de Carolina del Norte en nombre de los padres de Noah, Clifton y Kelli Foley, alega que Noah murió el 8 de octubre de 2020 de encefalitis causada por un proceso de desregulación autoinmune/autoinflamatorio directamente relacionado con la inyección de Gardasil que recibió en 2018.

La demanda también alega que la vacuna causó una enfermedad autonómica, neurológica, autoinmune heterogénea y una constelación de síntomas adversos, complicaciones, lesiones y otros eventos adversos, que llevaron a la muerte por negligencia de Noah.

Baum Hedlund y Kennedy han presentado múltiples demandas contra Merck por ocultar los efectos secundarios conocidos de su vacuna Gardasil, pero esta es su primera demanda por muerte por negligencia.

Noah recibió su primera y única inyección de Gardasil el 7 de mayo de 2018, dos días después de su onceavo cumpleaños.

Antes de Gardasil, Noah era un niño feliz y sano, sin enfermedades autoinmunes y sin problemas autonómicos. Le gustaba cazar y pescar con su padre, jugar con su hermana pequeña, construir Legos y tocar su batería.

También le gustaba la escuela y participaba activamente en su iglesia. Por encima de todo Noah adoraba a su familia y atesoraba los momentos que pasaban juntos.

Aproximadamente dos semanas después de la inyección de Gardasil, Noah desarrolló una fiebre que llegó a alcanzar los 102,9 grados Fahrenheit. Una semana después, los médicos analizaron la sangre de Noah para descartar mononucleosis u otras causas de sus síntomas.

Las pruebas no revelaron ninguna causa subyacente, ya que las fiebres de Noah iban y venían durante todo el verano de 2018.

Lea el artículo completo en The Defender.

Please read our Re-publishing Guidelines.


Message from RFK
Share via
Copy link
Powered by Social Snap