Robert F. Kennedy, Jr. vuela a Europa para apoyar la Alianza contra la Guerra Global contra la Democracia

La importancia de Suiza e Italia 

Berna, Suiza, 12 de noviembre

El viernes 12 de noviembre, Robert F. Kennedy, Jr. participará en la manifestación nacional en la capital suiza de Berna, donde tendrá lugar una batalla crucial por el futuro de la democracia en Europa. Ante las restricciones a las libertades impuestas por el gobierno federal durante la pandemia, el pueblo suizo, encabezado por los ‘ Amigos de la Constitución ‘ de varios cantones, ha exigido un referéndum nacional. Un rechazo a la política sanitaria en Suiza marcaría una primera victoria en la resistencia a la agenda totalitaria global y daría una señal enérgica a las naciones europeas. 

Suiza está en el centro de la batalla por la democracia, ya que se encuentra en una posición ambivalente. Su constitución, que gobierna la Confederación de 26 cantones, se inspira en la constitución estadounidense y lo convierte en el estado más democrático de Europa. Además de los amplios poderes de autonomía de los que gozan los cantones, la organización política se basa en una forma única de democracia directa, gracias al voto de los ciudadanos sobre diversas propuestas legislativas y la posibilidad de exigir referéndums, si hay suficiente número de personas que lo exijan. 

El hecho de que no sea miembro de la Unión Europea, y de que utilice su propia moneda, lo convierte en un abanderado de la soberanía, pero paradójicamente es la sede de todos los organismos internacionales que hoy exigen una gobernanza global centralizada frente a una amenaza global permanente. 

Suiza es un paraíso del secreto bancario y comercial y se ha beneficiado enormemente de las facilidades que ha otorgado a las mega corporaciones (por ejemplo, Google, HP) y a las organizaciones internacionales que hasta ahora han evitado intentar imponer políticas demasiado restrictivas en este país anfitrión. En Suiza, no existe una asociación médica, ni requisitos de vacunación, ni medidas de contención. Los suizos siempre han encontrado formas de escapar de las guerras, las hambrunas y los regímenes totalitarios. 

Pero en los últimos meses, se ha sentido la presión de la agenda sanitaria, y aunque el gobierno prometió no implementar nunca un pasaporte sanitario, ahora está retrocediendo y la vacunación se está llevando al límite. 

Ahora se ha roto la confianza que los ciudadanos tenían en sus políticos. Y en este contexto, es fundamental que los ciudadanos suizos evalúen plenamente lo que está en juego en este referéndum.

La participación de Robert F.Kennedy, Jr. y Mary Holland en el evento de Berna, así como de otros ponentes extranjeros, como el abogado alemán Reiner Fuellmich, el profesor Wolfgang Wodarg, ex parlamentario europeo, o el profesor Dr. Sucharit Bhakdi será una oportunidad para hacer entender a aquellos que todavía creen que son privilegiados, que no pueden escapar del golpe de estado global que opera bajo el disfraz de una respuesta a la pandemia. 

El referéndum del 28 de noviembre será un tira y afloja entre el espíritu de independencia de los ciudadanos y la voluntad de poder de los actores de un nuevo orden mundial, el Foro Económico Mundial en Davos, la Organización Mundial de la Salud y la alianza GAVI en Ginebra, o el ‘banco de los bancos’, el Banco de Pagos Internacionales de Basilea. 

Aunque comenzó tarde, el movimiento de resistencia ha llegado a gran parte de la población en los diferentes cantones y la posibilidad de ganar la batalla es real. Si tiene éxito, Suiza se convertiría en el primer país en rechazar las medidas sanitarias y volver al camino de la democracia, infligiendo una humillación punzante a la prepotencia arrogante de los papas del reseteo, Schwab, Gates, Fauci, Tedros y sus acólitos.

Milán, Italia, 13 de noviembre

A diferencia de Suiza, Italia, donde se documentaron los primeros casos de coronavirus después de China, es el país de Europa donde las medidas sanitarias no solo fueron las primeras en imponerse, sino también las más extremas. El terror inicial que vivieron los italianos ante la amenaza de la pandemia y la sucesión de medidas draconianas que se impusieron agravaron el estancamiento económico y la crisis social en la que ya estaba inmerso el país. 

El nombramiento de Mario Draghi, ex director del Banco Central Europeo, como primer ministro empujó a Italia hacia la implementación acelerada del ‘gran reseteo’ y su objetivo de control centralizado y permanente. 

En septiembre, los médicos fueron sometidos a la vacunación obligatoria, sancionada con la prohibición de ejercer la medicina. Y a pesar de una tasa de vacunación muy alta entre la población en general, el pasaporte sanitario se introdujo de manera muy restrictiva, ya que ahora se ha convertido en un requisito para el acceso al lugar de trabajo. 

Millones de personas se oponen a esta discriminación y a este requisito de vacunación encubierta, llevando al país al caos. Conducida a la miseria, la gente está más dividida que nunca entre los que luchan por defender la democracia y los que esperan que el aumento de las obligaciones les permita volver a la vida normal.

Sin embargo, una parte importante de la población es consciente de que más allá de la situación sanitaria, el pasaporte está destinado a convertirse en una billetera digital, es decir, un instrumento de control económico, a través de la introducción del euro digital combinado con un seguimiento continuo, similar al sistema de puntos sociales, utilizado en China. En las universidades, muchos profesores y estudiantes se rebelan contra este futuro orwelliano, algunos de ellos dando conferencias en la plaza pública, ya que no se les permite entrar a los auditorios

Las manifestaciones contra el pasaporte sanitario se llevan a cabo todas las semanas en la mayoría de las ciudades y, a menudo, son reprimidas con violencia. Recientemente, los estibadores de la ciudad de Trieste se declararon en huelga durante varios días, bloqueando uno de los puertos comerciales más importantes de Europa. Las imágenes de su valiente y pacífica resistencia conmovieron al mundo. Los ojos de Europa están ahora puestos en Italia. Si Italia cae, le seguirán otros países. 

Ante esta situación explosiva y angustiosa, la mayoría de los políticos se han sometido sin resistencia a las reformas de la ‘4ª revolución industrial’ presentadas por el Foro Económico Mundial como única salida a la pandemia y al colapso económico.  

En este contexto, es fundamental que el pueblo italiano tome conciencia sin demora de la realidad de la agenda global emergente y del surgimiento de un movimiento de resistencia internacional contra ella. El sábado 13, Robert F. Kennedy, Jr. estará en Milán junto a los manifestantes en contra del uso del pasaporte sanitario. Testificará junto a la abogada y profesora de derechos humanos Mary Holland sobre las acciones legales emprendidas en Estados Unidos y la resistencia de muchos estados, decididos a defender los derechos constitucionales del pueblo estadounidense. Kennedy expone el fraude y la especulación desvergonzada de la mafia médica con sede en EE. UU. que ejerce un dominio absoluto sobre la salud pública mundial a través de la respuesta a la pandemia. 

Su reciente aparición en el canal de televisión nacional de Italia La7, la próxima publicación de un libro que cuestiona las políticas de salud y los millones de personas que transmiten su información todos los días son una prueba de que la marea de la información está cambiando y el público y la clase política pueden despertar pronto.

Please read our Re-publishing Guidelines.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 2

Message from RFK