Por qué las vacunas COVID son un sueño hecho realidad para los bancos centrales

Junto con el despliegue de tecnologías de vigilancia relacionadas -dispositivos de rastreo digital, pasaportes vacunales, interfaces cerebro-máquina y 5G en todo el planeta- las vacunas COVID son un componente crítico del plan de los banqueros centrales para establecer una red de control global.

Incitados por los medios de comunicación a equiparar las inyecciones de COVID-19 con el “modo de escapar del largo asedio de COVID-19″, cerca de la mitad de los adultos estadounidenses (54%) han aceptado ya al menos una dosis de la vacuna.

Sin embargo, según la última encuesta de CBS News, al menos cuatro de cada diez estadounidenses siguen en la categoría de “tal vez” o “no gracias”.

Aunque algunos medios de comunicación y funcionarios médicos y de salud pública se burlan de los que no se inyectan, tachándolos de sabelotodo, las objeciones de los llamados “opositores a las vacunas” no son ni mucho menos uniformes o frívolas.

Casi a diario aparecen informes sobre coágulos sanguíneos “raros” y otros efectos adversos graves. Hasta el 26 de abril, se habían notificado 3.848 muertes postvacunales al Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (‘Vaccine Adverse Event Reporting System’, VAERS por sus siglas en inglés).

Ante la recalcitrancia generalizada, las autoridades sanitarias, como Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de la Salud (‘National Institutes of Health’, NIH por sus siglas en inglés), han intensificado su ofensiva de relaciones públicas, incluyendo la amenaza de los mandatos de la vacuna COVID.

Esto no es de extrañar viniendo de una agencia de salud tan farmacéutica y plagada de conflictos de intereses como los NIH. Pero, ¿por qué gurús financieros como Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de EE.UU. -un acaudalado abogado y banquero de inversión-, también ponen con gran determinación a las vacunas COVID en el centro de sus pronósticos públicos?

En una reciente entrevista con el programa ’60 Minutes’, Powell volvió a hablar de las inyecciones de COVID una y otra vez, tratando de argumentar que la recuperación económica depende de que todo el mundo se vacune.

La preocupación de Powell por las vacunas COVID no tiene mucho sentido, a menos que se reconozca la creciente convergencia de los sectores financiero, tecnológicobiofarmacéutico y de inteligencia militar, así como la “coordinación política global” que están diseñando los bancos centrales privados.

Programas piloto que agrupan la identidad digital biométrica, la vacunación y los sistemas de pago “en una plataforma única y cohesionada“, además del agresivo impulso mundial de “los “pasaportes de vacunas“, que supeditarían el acceso a los negocios y eventos a la prueba de vacunación, proporcionan una pista más de la visión final de los banqueros: un sistema totalitario impulsado por la vigilancia que utiliza las nuevas tecnologías para centralizar los flujos económicos -incluyendo el control de la capacidad para realizar transacciones a nivel individual.

Las vacunas como sistemas operativos

Para entender los objetivos de los banqueros centrales, es importante reconocer que COVID ha proporcionado un pretexto para desplegar biotecnologías de vacunas que están esperando entre bastidores, las cuales difieren sustancialmente de las ya problemáticas técnicas de laboratorio utilizadas para crear generaciones anteriores de vacunas.

Este paradigma de las vacunas del siglo XXI se basa en los campos en expansión de la bioinformática y la biología sintética, definida esta última alegremente como el rediseño del código genético de un organismo con “fines útiles“.

Deslumbrados por las infinitas perspectivas que abren estas tecnologías, sus defensores imaginan un futuro halagüeño repleto de “vacunas inteligentes programables”, brebajes que permitirían a los biólogos sintéticos convertirse en los dueños de las marionetas de la biología humana.

En ninguna parte es más evidente esta intención que en la descripción que hace Moderna de su plataforma tecnológica de ARN mensajero (ARNm). Moderna se refiere abiertamente a su tecnología como un “sistema operativo… diseñado para que pueda conectarse y jugar indistintamente con diferentes programas”. La empresa sugiere incluso que las secuencias únicas de ARNm que desarrolla para las vacunas se consideren “apps”.

Las reacciones mixtas del público a este lenguaje desapasionado impulsaron a Reuters, en febrero, a publicar una comprobación de los hechos afirmando que Moderna se refiere a los sistemas operativos sólo “en un sentido metafórico, no literal”.

Sin embargo, en una charla TEDx de 2017, la sincera declaración del director médico de Moderna, Tal Zaqs, de que “en realidad estamos hackeando el software de la vida” sonaba de todo menos “metafórica”. Afirmando que las instrucciones genéticas transmitidas por el ARN son “información crítica que determina lo que realmente hará una célula”, Zaqs caracterizó la misión de su empresa como la de introducir o cambiar “líneas de código” con fines de “terapia de la información”.

Otros científicos dedicados a las “modificaciones del ARNm” están de acuerdo. Sin embargo, aunque describen el enfoque como “poderoso”, “dinámico” y “versátil”, reconocen que “muchos aspectos… siguen siendo esquivos”.

De hecho, a pesar de las afirmaciones arrogantes de Zaqs y otros científicos de que esta manipulación genética no tiene inconvenientes, los riesgos a largo plazo son en gran medida desconocidos.

Nombre del juego: centralización y control

Los fabricantes de vacunas y fármacos han interpretado las decisiones de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) de conceder la Autorización de Uso de Emergencia a las vacunas Moderna y Pfizer COVID como una señal de que la FDA “está abierta a un uso más amplio de tecnología [ARNm], que hasta ahora no había sido probada”.[ARNm]

Como resultado, las empresas centradas en el ARNm están atrayendo miles de millones de capital nuevo. Según Reuters, actualmente se están desarrollando al menos 150 vacunas y terapias de ARNm en todo el mundo.

Por mucho que estos actores médico-farmacéuticos se alegren de acumular fondos adicionales y prestigio, no son ni mucho menos los únicos beneficiarios del despliegue de las nuevas tecnologías. Volviendo a los objetivos centralizadores de los banqueros centrales del mundo, el escritor británico David O’Hagan dijo: “La combinación de la bioinformática dentro del cuerpo y la tecnología externa basada en la silicona es fundamental para la implantación del transhumanismo, un nuevo sistema económico basado en los datos y el control total.”

O’Hagan cita a la ex banquera de inversiones, Catherine Austin Fitts, que ha advertido desde el principio de la pandemia que las vacunas COVID son el equivalente a “sistemas operativos humanos”.

Junto con la promoción y el despliegue de tecnologías de vigilancia relacionadas -incluyendo dispositivos de rastreo digitalpasaportes de vacunasinterfaces cerebro-máquina y 5G en todo el planeta- Fitts ve las vacunas como un componente del plan de los banqueros centrales para establecer una red de control global.

Al abordar el tema de los pasaportes vacunales, la autora y directora general de una empresa tecnológica, Naomi Wolf, advirtió que su implantación supondría “literalmente el fin de la libertad humana en Occidente”.

En el marco del sistema operativo, también está claro que las vacunas no son una cuestión de “una [o dos dosis] y listo“.[or two] El director general de Pfizer ya ha dicho que no sólo es “probable” que se necesite una tercera inyección de COVID en los 12 meses siguientes a las dos inyecciones iniciales, sino que las vacunas anuales contra el coronavirus son una posibilidad clara.

Los contratos del gobierno estadounidense (adjudicados conjuntamente por el Departamento de Salud y Servicios Humanos y el Departamento de Defensa) para la producción mensual de hasta 330 millones de jeringuillas precargadas, insinúan ominosamente planes de “actualizaciones” aún más frecuentes del sistema operativo.

Las personas no vacunadas, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo, probablemente tengan muchas razones diferentes para querer pasar de las inyecciones COVID. Reconocer que las vacunas tienen poco que ver con la medicina o la salud y mucho más con la centralización y el control es un paso importante para oponerse a las restricciones que asfixian la libertad y a la visión de los banqueros centrales de un interruptor todopoderoso que controla la participación de cada persona en el sistema financiero y en la sociedad en general.

Publicado originalmente en The Defender.

Please read our Re-publishing Guidelines.


Message from RFK