La UE aprueba el pasaporte COVID: Así funciona y por qué Estados Unidos no lo tiene

La Comisión Europea firmó el 14 de junio la legislación para crear el Certificado Digital COVID de la UE, pero la legislación estadounidense sigue prohibiendo la creación de una base de datos nacional de vacunas, dejando las decisiones sobre el pasaporte de vacunas en manos de los estados.

El 14 de junio, la Comisión Europea firmó formalmente la legislación para crear el Certificado Digital COVID de la UE. El reglamento entrará en vigor el 1 de julio y expirará en 12 meses.

Los Estados miembros deben empezar a expedir los primeros certificados en las seis semanas siguientes a la fecha de inicio del 1 de julio, si no lo han hecho para entonces.

Durante la ceremonia oficial de la firma, las tres principales instituciones de la UE -el Parlamento, el Consejo y la Comisión- firmaron el reglamento para mostrar su apoyo, afirmando que el certificado es “un símbolo de lo que representa Europa”.

Bulgaria, Chequia, Dinamarca, Alemania, Grecia, Croacia y Polonia empezaron a expedir los primeros pasaportes el 1 de junio. Austria, Estonia, Letonia, Lituania, Luxemburgo y España comenzaron a expedir pasaportes días después.

Se espera que el resto de los países de la UE y del Espacio Schengen, excepto Hungría y Finlandia, que aún están en fase de prueba, se conecten al nuevo marco tecnológico.

Cómo funciona el pasaporte de la UE

Con el sistema de pasaporte vacunal, cada Estado miembro de la UE expedirá su propio certificado, pero todos adoptarán los mismos requisitos de entrada para los visitantes.

Los individuos obtendrán sus pasaportes a través de los centros de pruebas o de las autoridades sanitarias, o directamente a través de un portal de salud electrónica.

La versión digital del certificado puede almacenarse en un dispositivo móvil. Los ciudadanos también pueden solicitar una versión en papel. Ambos tendrán un código QR que contiene información esencial, así como una firma digital para asegurarse de que el certificado es auténtico.

El Certificado Digital COVID demostrará que una persona ha sido vacunada contra el COVID-19, ha recibido un resultado negativo en las pruebas o se ha recuperado del virus.

La información del certificado difiere en función del estado de vacunación de los usuarios. En el caso de las personas que se hayan vacunado, se documentará la fabricación de la vacuna, la fecha de vacunación y el número de dosis.

En el caso de las personas que aún no se han vacunado, los Estados miembros exigen que se presenten los resultados de las pruebas de PCR o de antígenos al viajar entre países. El pasaporte registrará el “tipo de prueba, la fecha y la hora exacta de la prueba, el nombre del centro de pruebas y los resultados”.

La intención declarada del Certificado Digital COVID es permitir que las personas se desplacen entre los países de la UE sin tener que estar en cuarentena o someterse a pruebas adicionales de coronavirus. Sin embargo, según el reglamento, los Estados miembros pueden imponer restricciones adicionales a los viajes en los casos en que “las medidas adicionales sean imprescindibles para salvaguardar la salud pública”.

¿Y los viajeros de fuera de Estados Unidos?

A principios de este mes, un portavoz de la UE dijo que la aplicación podría extenderse a los ciudadanos de países no pertenecientes a la UE, incluidos los estadounidenses, que obtuvieran el certificado estarían exentos de las restricciones de viaje y los requisitos de cuarentena.

“Ahora mismo, si eres estadounidense y no vives en la UE, podrías obtener el certificado si solicitas a las autoridades nacionales de un Estado miembro que te lo concedan basándose en alguna prueba de que has sido vacunado o te has sometido a una prueba COVID reciente”, dijo el portavoz de la UE.

La decisión de permitir a los ciudadanos de fuera de la UE utilizar la aplicación corresponde a cada Estado miembro.

Por qué Estados Unidos no tendrá pronto un pasaporte nacional de vacunas

En Estados Unidos se ha abierto un intenso debate sobre si debe exigirse un certificado sanitario digital o un “pasaporte de vacunas” para demostrar el estado de vacunación, según informa “The New York Times”.

Hasta ahora, el gobierno de Biden se ha resistido a la idea de un “pasaporte de vacunas” para EE.UU. El 28 de mayo, el Director de Seguridad Nacional (“Director of Homeland Security”, DHS por sus siglas en inglés), Alejandro Mayorkas, dijo que EE.UU. estaba estudiando “muy de cerca” los pasaportes de vacunas para los viajes internacionales. Más tarde ese mismo día, el DHS aclaró que no habrá “mandato federal” para los pasaportes de vacunas en los Estados Unidos.

Según Los Angeles Times, Estados Unidos no cuenta con una base de datos nacional de registros de vacunación que pueda servir de fuente de datos de vacunación para su uso en los pases digitales. Esto se debe a que un sistema nacional para crear un número de identificación único que vincule los registros de salud de todos los estadounidenses ha sido prohibido desde 1998, encabezado por el entonces Representante. Ron Paul (republicano de Texas), quien dijo que tal sistema sería una intrusión injustificada en la privacidad.

Un intento de anular la prohibición fue aprobado por la Cámara de Representantes de Estados Unidos en 2019, pero fue rechazado por el Senado.

En ausencia de una política federal, los estadounidenses podrían necesitar varios pases digitales, de forma similar a tener muchas tarjetas de crédito en una cartera, informó Los Angeles Times. También podría significar que los empleadores, las empresas y los operadores de locales tendrán que decidir qué opción les conviene, o podrían no molestarse en utilizar ninguna.

Un número cada vez mayor de empresas -desde líneas de cruceros hasta recintos deportivos – ya han dicho que exigirán una prueba de vacunación para entrar o prestar servicios.

Cientos de iniciativas de pases sanitarios digitales están intentando lanzar aplicaciones que proporcionen un registro electrónico verificado de las vacunas y los resultados negativos de las pruebas COVID para agilizar el proceso para las empresas y otras instituciones.

Los Estados se posicionan

La cuestión ha suscitado un debate en Estados Unidos, y ha llevado a varios estados a introducir legislación para restringir o prohibir los pasaportes de vacunas por motivos de privacidad, equidad, libertad y responsabilidad.

Estos estados incluyen FloridaTexasMissouriUtahArizonaArkansasMontanaIndianaIowaAlaskaAlabamaCarolina del SurDakota del Norte, Dakota del SurGeorgiaWyoming e Idaho.

Hasta ahora, los pasaportes vacunales se han implantado en dos estados: Nueva York y Hawai.

Nueva York ha puesto en marcha el “Excelsior Pass” -una prueba electrónica de vacunación desarrollada por IBM- que algunos negocios del estado están exigiendo para entrar.

Según “The New York Times”, el estado tiene previsto ampliar el programa -cuyo coste se estima en 17 millones de dólares para los contribuyentes- y posiblemente utilizar el sistema en el futuro para verificar la edad de un residente, el estado de su permiso de conducir y otros registros sanitarios.

En Hawái, las personas totalmente vacunadas que suben una prueba de vacunación al sistema estatal “Safe Travels” pueden viajar entre condados sin necesidad de realizar pruebas previas al viaje ni restricciones de cuarentena. El gobernador David Ige dijo que está apuntando al 4 de julio para permitir que los viajeros vacunados de fuera del estado que llegan a Hawaii eviten las restricciones a través de un sistema similar.

A partir del 15 de junio, Hawái ampliará su programa de pasaportes a los viajeros transpacíficos que se hayan vacunado en Hawái.

A finales de la semana pasada, el gobernador de California, Gavin Newsom, anunció que su estado pondrá en marcha un nuevo sistema de verificación de vacunas para las empresas privadas.

Durante un acto celebrado en San Francisco el 14 de junio, Newsom dijo que el sistema consistirá en tarjetas electrónicas de vacunación que las personas podrán guardar en sus teléfonos en lugar de llevar una tarjeta de papel.

Una vez que el estado reabra por completo sin límites de capacidad, lo que ocurrió el martes, los negocios pueden exigir a las personas que muestren sus tarjetas de vacunación para demostrar que no necesitan usar una mascarilla, informó “SFGATE”. Newsom anunciará la versión californiana de este sistema electrónico esta misma semana.

En todos los pases o aplicaciones digitales nuevos o propuestos en Estados Unidos, las personas que se han vacunado o han recibido un resultado negativo en la prueba deben dar primero su consentimiento para que su información se cargue en el pase o la aplicación, informó “Los Angeles Times”.

Fuera de la UE y los Estados Unidos, Australia puso en marcha a principios de este mes un certificado digital de vacunación, y Japón tiene previsto expedirlo tan pronto este mismo verano.

Publicado originalmente en The Defender.

Please read our Re-publishing Guidelines.


Message from RFK